El solsticio de verano y las mágicas noches de sol en el norte de Europa

Si eres de los que disfruta  la luz solar, y quieres vivir una experiencia diferente y reconfortante con la naturaleza y la gente, no te puedes perder el Solsticio de Verano en los países nórdicos de Europa, una de las más importantes y esperadas celebraciones tradicionales que marca la llegada de la temporada de sol de medianoche; un fenómeno natural observable en el norte del círculo polar ártico y al sur del círculo polar antártico, que consiste en que el Sol es visible las 24 horas del día. Y cada año entre el 21 y 23 de junio se celebra el solsticio de verano donde  amigos, parejas y familias enteras dan la bienvenida a las noches mágicas soleadas, junto con  la hermosa naturaleza, en la que se pueden  ver divinos espejismos, dignos de capturar por los fotógrafos, amantes del arte y los viajes. Es una temporada  de alegría, constantes actividades para todas las edades, júbilo y sonrisas cargadas de felicidad.  Algunos de los  países en los que se puede ser parte de esta  experiencia son Suecia, Noruega, Islandia, Finlandia, y  Dinamarca.

Mientras que nosotros en Latinoamérica celebramos San Juan, en Europa, el solsticio de verano y sus noches blancas atraen a miles de turistas todos los años, por eso es importante organizar el viaje con meses o un año de  anticipación.

Algunos de los países en los que celebra el solsticio de verano

 Suecia

En Suecia el solsticio de verano es celebrado mediante la fiesta del Midsommar en la cual los suecos van al campo con sus familias, y amigos, ya que es un festejo relacionado con la naturaleza.

Las ofrendas a la naturaleza no pueden faltar, las mujeres recolectan flores del campo, con las que hacen hermosas coronas que llevan en la cabeza, esta tradición está ligada a la creencia de que durante el solsticio de verano, las plantas tenían poderes especiales.

En esta gran fiesta  el Midsommarstång es el centro de todo, que es como una  cruz de madera de la que cuelgan dos anillos cubiertos de flores. Es alrededor de este símbolo que todos bailan música tradicional y cantan para celebrar la llegada del verano, muchos vestidos con trajes típicos. Todos pueden ser parte de la celebración porque es al aire libre y  se puede apreciar  un colorido espectacular con  ambiente fantástico en el que la comida y bebida no pueden faltar: deliciosa cerveza, patatas, carne asada y frutos silvestres, son los ingredientes que ponen sazón a la fiesta.

Para esta gran celebración lo ideal es visitar la Laponia Sueca, una provincia histórica en el extremo norte sueco. En verano esta región se convierte en un lugar de paisajes idílicos, bosques frondosos y grandes lagos y ríos, ideales para realizar actividades al aire libre y disfrutar de uno de los tesoros más preciados de los suecos: su naturaleza. Para llegar a esta provincia se puede hacer mediante los trenes que parten de la estación central de la ciudad de Estocolmo, capital del país sueco. Y vía aérea por las empresas Norwegian y Scandinavian Airlines.

Noruega

La noche del 23 de junio, Noruega celebra el solsticio de verano con la fiesta Sankthansaften o Jonsok (que significa “despertar de Juan”), es una de las festividades más populares del calendario. Según la tradición, el día 23 de junio comienza con la recolección de flores, los noruegos suelen reunirse con la familia y los amigos para cenar juntos y   la noche se inicia encendiendo una hoguera. Generalmente las hogueras se encienden en las orillas de las playas, lagos y ríos. En algunos lugares se celebran matrimonios de mentira, para simbolizar la nueva vida que trae el sol del verano. En tiempos previos al cristianismo el fuego se encendía coincidiendo con el solsticio de verano con el objetivo de purificar y “dar fuerza” al sol, ya que a partir de entonces los días iban haciéndose más cortos hasta llegar al segundo solsticio, el de invierno.

Las fogatas se pueden realizar en el campo o en las ciudades como en Oslo la capital de Noruega, se necesita de un permiso especial y para los que hayan  obtenido el permiso para encender hogueras, deben estar presente en el sitio, mantenerse sobrios y seguir las reglas básicas: que el fuego debe estar muy lejos de la vegetación y edificios; los  niños deben mantenerse a larga distancia de la fogata, tener a mano un extinguidor de incendio en caso de que el fuego se salga de control.  Para los que deseen vivir esta experiencia, pueden  visitar en Oslo los siguientes lugares:Sukkerbiten, Holmendammen, Tjuvholen, y  Hvervenbukta.

Islandia

El solsticio de verano en Islandia, contempla días festivos que son el cenit del sol y de la luminosidad que se mantendrá durante los días del corto e intenso verano.

Los islandeses ocupan las calles y hay celebraciones vikingas por todo el país. Los que siguen las tradiciones realizan hogueras que se llevan a cabo al atardecer cerca de los lagos en reuniones con la familia y amigos, compartiendo una deliciosa parrillada. Y los que prefieren caminar por las calles optan por los bares, cafés, parques  en los cuales la música tradicional no puede faltar y todos bailan, cantan, disfrutando cada momento. Hay también quienes son más  supersticiosos y optan por estar en los bosques, islas, lagos y  se desnudan para empaparse del rocío mañanero, porque según dicen, posee poderes curativos.

Si desean ver el sol de medianoche que no llega a ocultarse, pueden hacer una visita a la isla  pequeña de Grímsey, a  40 km al norte de Islandia, situada en el círculo ártico, cuyo punto más elevado se encuentra a una altitud de 105 metros. La isla está conectada con el resto de Islandia gracias a un ferry que va a Dalvík y dispone de un pequeño aeropuerto, del que parten vuelos regulares hacia el aeropuerto de Akureyri. Para llegar por avión es necesario contactarse con AirIceland.

También esta isla constituye uno de los paraísos ornitológicos más significativos del país. Los aficionados a las aves podrán disfrutar de la contemplación de más de 60 especies distintas entre las que se cuentan enormes colonias de frailecillos, golondrinas árticas,  y distintos tipos de gaviotas.

Finlandia

En Finlandia,  el solsticio de verano es parte de las tradiciones nacionales y suele celebrarse con amigos y familiares en cabañas para disfrutar de saunas naturales cerca de lagos y bosques, o en las islas pescando relajadamente y también en restaurantes, parques cerca del mar sobre todo en la ciudad capital Helsinki. Por supuesto las barbacoas de carne y chorizos con unas cervezas o jugos de frutas como las frutillas y ciruelas no pueden faltar.

Lo positivo es que en todo el país hay celebraciones y los turistas tienen varias opciones entre las cuales destacan las visitas al Archipiélago de Turku en el sudoeste de Finlandia. Para llegar a esta ciudad se puede tomar un tren desde la estación central de trenes y buses en la ciudad capital Helsinki.

Los que deseen quedarse en Helsinki, pueden visitar la Catedral Luterana ubicada solo a tres cuadras del puerto. Y por supuesto están los restaurantes, parques y cruceros alrededor del puerto que ofrecen un exquisito menú, además de música al aire libre. En la capital como en las localidades más pequeñas celebran el solsticio de verano para disfrutar del ambiente natural, al aire libre en paz, con un programa especial que incluye artesanos a la vieja usanza, que muestran sus obras tradicionales, también hay juegos típicos para los niños y músicos que tocan el kantele (instrumento nacional semejante al harpa). Los bailes con música tradicional son muy entretenidos porque los bailarines hacen que el público baile con ellos.  Al final se encienden las enormes hogueras a orillas del mar, momento que es contemplado por todos con sonrisas y cantos alegres.

Dinamarca

Los daneses celebran Sankt Hans el 23 de junio con hogueras, una práctica que se remonta a la época en que las brujas eran temidas. A menudo, se pone una efigie de una bruja en la parte superior de la hoguera y se quema, para que su espíritu huya a la región montañosa de Harz de Alemania, donde se pensaba que se reunían las brujas. Hoy en día, las hogueras se hacen en las playas, con mucha música, charla y unos picnics bajo la luz del sol.

En las hogueras locales se enciende el fuego con la bruja en lo alto hacia las 22 horas. Antes, una persona conocida suele pronunciar el discurso de la hoguera. Tras el discurso se canta la canción «Midsommervisen» (1885, La canción del solsticio de verano) de Holger Drachmann, que representa la esencia de las claras noches de verano nórdicas y es una visión romántica idealizada de la cultura campesina. Uno de los mejores lugares para vivir esta gran celebración es el área de Nyhavn muy popular en la capital  Copenhagen. En el gran puerto de Nyhavn se celebra el solsticio de verano con una fogata grande colocada dentro de una embarcación de madera creada para la ocasión y encima va una estatua de la virgen que protege a los marineros.  Esta fiesta  es el clímax de la mejor época del año, cuando todos los habitantes salen a aprovechar el clima y el regreso de la luz. Mientras se quema la gran fogata, los barcos se colocan en el puerto para tener una mejor vista desde el agua. Docenas de personas se suben a cada barco, y algunos se tiran al agua. La noche sigue con conciertos al aire libre. Nyhavn está situada en la parada de metro de Kongens Nytorv, para llegar se puede tomar el metro o bien un taxi desde la estación central de Copenhagen.

Y así hemos terminado este recorrido mediante el cual conocimos diferentes formas de celebrar el Solsticio de Verano en Europa, que marca la llegada de las noches blancas, en las que la magia del sol brilla en todo su esplendor, haciendo que el estado de ánimo sea de júbilo y felicidad, permitiendo hacer muchas actividades al aire libre y disfrutar del verano al máximo. La experiencia de compartir con la gente y  llevar esas coronas de flores en el cabello o recogerlas con su aroma fresco y perfumado en los bosques e islas, mientras se observa los espejismos formados por el mar, lagos y ríos,  o relajarse con momentos de sauna o nadar en el agua fresca, para luego compartir una deliciosa parrillada o un buen pescado, hacen que sea una vivencia  única,  romántica para las parejas y acogedora para la familia y amigos. Postdata no olviden sus gafas de sol, un buen abrigo, o chaqueta y un par de zapatillas o botas, que aun siendo verano, las noches siempre son más frescas…