Estrategias para ser positivo en la vida

La vida puede estar llena de oportunidades se aprendemos a pensar positivamente y hacemos de nuestras adversidades un camino que nos haga más fuertes y nos motive a luchar y alcanzar nuestras metas y sueños.

Una menta positiva ante el mundo, nos hará más felices y como efecto las personas de nuestro alrededor sentirán nuestra energía y querrán estar cerca de nosotros.

Parece difícil o complicado dirán los que están pasando por momentos duros, pero si ponemos de nuestra parte y vemos con otros ojos las tragedias, seguro que al fondo del túnel veremos la luz…

Es por eso que les presentamos una lista de útiles estrategias para aprender a pensar positivamente:

1.- Lenguaje Positivo

Ser positivo y pensar positivo es un hábito, lo que significa que es posible aprender a hacerlo con práctica, para ello  debemos recordar que nuestras palabras se encuentran conformadas por nuestros pensamientos, y mientras más busquemos cosas positivas para decir, más se impregnarán nuestros pensamientos de dicho positivismo.

Lo más fácil es  quejarse todo el tiempo, echar la culpa al clima, la familia, la pareja o decir que no nos gusta nuestro trabajo, que lo odiamos y así pasan los días sin que seamos capaces de asumir nuestra responsabilidad en los actos que hacemos. Cuando miremos nuestro interior y empecemos a cambiar el chip y reemplazar los pensamientos negativos por positivos, entonces veremos resultados positivos.

El reto es comprometernos con una mente sana y positiva, de manera que cuando nos levantemos todos los días, tengamos una conversación con nosotros mismos y nos preguntemos que queremos lograr?; como reaccionaríamos cuando nuestro destino sea cumplido? Y sobre todo como evitamos los pensamientos negativos?

2.- Ser  Agradecido

En la vida siempre debemos ser agradecidos por estar vivos, por tener a nuestra familia, por ser amados, por tener salud, hay un sinfín de razones para ser agradecido…

Resulta importante invertir  un poco de tiempo al día en pensar en aquellas cosas por las que estamos realmente agradecidos  en la vida, podemos respirar en calma y recordar todas las cosas buenas que tenemos a nuestro alrededor, eso nos ayudará a mantener un enfoque positivo en cada situación.

Si somos agradecidos diariamente convertiremos el enojo y la frustración en sentimientos más positivos. Todos como humanos somos débiles y tenemos falencias, pero si nos enfocamos en nuestras fortalezas seremos más fuertes y optimistas a la hora de afrontar nuestras debilidades.

Una buena idea es tener un diario, o una libreta de gratitud y escribir las cosas bonitas por las que estamos agradecidos, así como también remarcar todo lo que nos hace feliz; poder expresarnos a través de los escritos es una de las mejores formas de cultivar el hábito de la gratitud.

3.- Enfocarse en el Presente

Pasar nuestros días en sufrimientos por un pasado que ya no está y que no podemos cambiar es perder el tiempo, lo mismo que estresarnos por un futuro que es incierto, cuando debemos enfocarnos en el presente y recordar que la vida es una y que no la podemos desperdiciar.

Usualmente muchas personas hacen que sus problemas parezcan más grandes de lo que realmente son, cuando todo esto es producto de nuestra mente que maquina sin parar. ¿Cuántas veces nos damos cuenta que aquello que nos  preocupa no termina ocurriendo en absoluto? y en el peor de los casos, ¿termina no siendo un problema tan grave como pensabamos?

Por eso es fundamental enfocarnos en el presente, así minimizamos las preocupaciones y miedos sobre lo que podría fallar, que usualmente conlleva a tener emociones y pensamientos negativos.

4.- Aceptar que no todo es Perfecto

El mundo no es perfecto y como seremos humanos es imposible ser perfectos.

Ser positivos no significa pensar que todo en el mundo es perfecto. Ni tampoco que las situaciones son ideales y que no habrán obstáculos, por el contrario significa aceptar el hecho de que todo en esta vida necesita un equilibrio.

Puede que en principio sea difícil dejar ir la necesidad de perfección y control en nuestras  vidas, pero muchas veces es liberador simplemente aceptar que las cosas no siempre ocurrirán como lo esperamos y eso estará bien.

A veces algunas situaciones se encuentran fuera de nuestro control, y en vez de gastar energía en emociones negativas por ese hecho, es mejor aceptar que las cosas no salieron como queríamos y analiza qué podríamos  hacer mejor la próxima vez.

Una manera de llevar las cosas positivamente es pensar de que todas las cosas pasan por algo y que siempre podemos encontrar una salida.

5.- Contribuye De Manera Significativa

Una de las mejores maneras de ser más positivo (y de hecho sentirte mejor), es contribuir con tu comunidad de alguna manera.

Puede llegar a ser verdaderamente edificante ayudar a otros, ya sea a través del uso de nuestro tiempo, habilidades e incluso contribuciones financieras.

Así como aquellos buenos sentimientos que vienen con marcar la diferencia en la vida de alguien, contribuir con nuestro tiempo y esfuerzo a una causa nos permite escapar por instantes de los problemas actuales y quizás incluso podamos  ver dichos problemas de manera diferente.

6.- Seguir Aprendiendo

Desarrollar  una curiosidad por el mundo que nos rodea y la gente que hay en el.

Sin importar cuál es la situación en la que nos encontremos  actualmente, siempre podemos aprender de ella.

Tomar un interés real en la vida nos da energía, y ayuda a crear nuevas ideas en nuestra  mente, y nos brinda una manera diferente de pensar respecto a las cosas.

Todo esto llega a tener un impacto positivo en nuestras vidas, no sólo por los resultados inmediatos que obtenemos, sino por el hecho de que estamos cultivando una mejor mentalidad.

7.- Rodearnos con gente de Mente Positiva

Es un hecho de la naturaleza humana que tendemos a parecernos a la gente que nos rodea.

Si pensamos en los jóvenes, quienes usualmente tienden a conformarse con el código social de sus amigos, lo mismo ocurre para los adultos, los niños y los ancianos.

 

Comments are closed.